Now Playing Tracks

¡Vivir consta de eso… VIVIR!

Y nos sentamos, éramos dos desconocidos uno queriendose acercar y el otro renuente como si sólo fuera una reunión de negocios. Me miro y me pregunto “¿Como estas?” a lo que respondí “Bien” y entregue unas cosas necesarias. Me pregunto “¿Tienes afán?”, “No, pero pues sólo vine a dejar estas cosas y ya”. “¿Quieres hablar?” a lo que respondí con el temperamento que me caracteriza “No vayas a empezar que qué jartera”.

Señores, si ustedes maduran física pero no espiritualmente no hacen nada ¿Por qué lo digo? en algún pasado después de terminar cierta relación de la que aprendí muchísimo (esta) yo era quien decía “Me daré un tiempo de conocer a alguien, lo haré mesuradamente, cuidaré bien que sea lo correcto” y en verdad creía que esto era madurar, que esto era el crecer y saber escoger lo mejor. Y ahora, después de tantos años solo digo “La estaba cagando” y si CAGANDO y FEO. ¿Por qué alguien que me quiere hacer experimentar cosas maravillosas y hacerme pensar estupideces y locuras lo debería de frenar? No, no era lo correcto, no lo era y por eso (creo, no se) perdí varias personas valiosas en el camino. Ahora, ya después de tanto hago lo que quiero, digo lo que quiero y soy de ese tipo de personas que en su momento yo detuve. Es bonito volar, es bonito vivir ilusionado, es bonito dar regalos, llamadas, mensajes, mirar y suspirar, temblar con sólo imaginar de acariciar a esa persona, todo ese tipo de cosas son espectaculares. Pero bueno, retomemos la historia…

"Juan, siento mucho lo que paso y no supe quien eras hasta que en verdad vi lo que perdí" yo respondí "Mira, ya eso paso hace muchos años, yo a vos no te guardo rencor y yo olvide todo, de verdad lo hice, me parece muy bien que hayas aprendido y seas más noble pero por respeto omitamos estos temas cuando nos veamos". "Juan, ya no sos quien yo conocí, estas más duro y frío hacia todo y así no eras", "Yo no soy ni la tercera parte de lo que conociste algún día, yo ¿Hoy? soy 10 veces más tierno, más detallista, más cariñoso, porque si vos conociste a una persona dulce, ahora eso es una sombra muy pequeña del gran hombre que me he convertido, una cosa muy distinta es con quien lo soy" a lo que sólo pudo responder con gesto asombro y un gran silencio.

Si hay algo de su pasado que ustedes no puedan confrontar ¡HÁGANLO! fuercen las cosas a sus límites y se conocerán, yo forcé a conocerme como hombre mi mayor miedo que era la soledad y el miedo a fracasar. Ya, lo hice ¡Y aquí estoy! aprendí que cada persona es una experiencia única y que yo mi vida no la pienso poner ni atarla a cada persona o circunstancia como si fuera la única cuando en verdad aún me faltan muchas (a lo que yo deseo fueran unas pocas o una poca hasta que llegue con quien verdaderamente compartir mi andar) así que también aprendí que quien me guste, quien me provoque esas ganas de abrazar, de cuidar y hacer feliz (que son contadas las personas que me han inspirado eso) ¡Lo haré! no me mediré, si paso por loco ¡Pues bueno! esta saliendo con un loco.

Hago esta analogía entre lo que hoy viví y lo que hoy pienso. Porque… viendo bien, lo voy logrando. Separé mi pasado de mi presente y lo tengo totalmente oculto de mi futuro. Él, que en su momento represento más que alguien hoy sólo es una bonita enseñanza que aunque suene extraño es una bonita enseñanza de dolor, desilusiones, que me hicieron ratificar que hay personas de todas las formas y colores y que las buenas existen también y que a ESAS hay que hacerles saber lo importante que son y enamorarlas para no dejarlas ir.
Fue una bonita enseñanza de que… El físico no lo es todo, el dinero es relativo, las relaciones sociales sólo son eso, la familia es un pilar, el egoísmo sólo consume a quien lo da, la alegría se vive y se comparte, los gestos se dan cuando se sienten, las mentiras no son sanas, el decir “Te pienso” basta, el decir “Buenos días, tardes y noches” es más valioso que mil regalos y el tan sólo respetar a una persona lo es todo.

Terminamos en lo que me dijo “Nunca pensé verte de esta manera, “Esta manera es la que te agradezco me hayas dado”, “¿Por qué lo dices, como así?, “Sin vos, no sería tan feliz como lo soy ahora, sin vos no hubiera aprendido a valorar tanto una relación, sin vos no hubiera madurado, sino te hubiera conocido no sabría en este momento que es lo que quiero o no” a lo que sólo la otra persona respondió con una lágrima por mi parte con un abrazo y “es un gusto verte, saludos a tus papas y tu tía Gloria”.

Ay, es que la vida es esto. Tener ese fresquito de sentarte con tu pasado y poder mirarlo de frente, agradecerle y sonreír. Esto es todo, ser agradecido con lo que fue, feliz con lo que hay y entusiasmado con lo que vendrá.

¡Vivir consta de eso de sufrir, reír, llorar, hacer ridiculeces… VIVIR!

Juan Jiménez Figueroa

25 cosas que no se deben de hacer en el el sexo

Hoy me tomo el tiempo y la modestia de hacer un pequeño break en mis actividades para ayudarles un “poquito” en cuestiones de cama (ya que si en el amor soy un fiasco en eso otro si no hay quien me quite la corona) y por eso les voy a dar los 25 consejos de lo que ustedes NO deben de hacer NUNCA-JAMÁS en la cama. Y… comenzamos:

1. El precalentamiento: Y es que uno necesita que se mueva, que le haga, que le chupe, que se tire ¡Pero que haga algo! Ustedes no se comen una carne sin antes asarla ¡No señores!

2. Pudor: no falta el que sale en toalla y brinca derecho bajo las sábanas para que no lo veamos ¡Por dios! ¿nos vamos a comer con palitos chinos o qué?

3. Usar medias: Y es que estoy más que seguro que mi prima de 53 años que esta soltera ¡Lo hace!

4. Oler mal: Como mínimo cremita en el cuerpo señores, cremita.

5. Hablar de más: para eso está la cena con velitas antes o después, pero como dice mi mamá ¡La hora de la comida se respeta Y ES SAGRADA!, así que no hablen. Al pan pan y al vino vino.

6. Pedir permiso: “¿Te puedo coger aquí?, “¿Te volteo así?”, “¿Te gusta así?”. ¡Dios santo señores! ¿Ustedes no piden permiso para ir al baño y piden permiso para algo que es taaaan básico y obvio?

7. No tener imaginación: porque que pereza estar uno con una persona que sieeempre le esta haciendo lo mismo, en los mismos lugares, las mismas horas, en los mismos fines de semana, después de la hora pico. ¡Noooo! uno necesita a alguien que le haga el salto del tigre, el leopardo, la ballena ¡No la ballena no! pero de cualquier cosa.

8. Ser polvo e’ gallo: ¿necesito anexar algo?.

9. Perder la razón: porque no falta la gente que bebe como pez en el río y luego de estar en la cama dice: “¿Dónde estoy?”, “¿Qué paso?”, “¿Tia?”. Noooo eso no aguanta, más rico que estar consciente de lo que se hizo y se vendrá después de ello no, tiene, precio.

10. Estar muy jincho: que tristeza dejar a alguien a medias o iniciado. Pecado mortal y de muerte.

11. Decir el nombre de otro: saque la 9mm y ¡Chao!

12. Hacerse el gracioso: otro de las cosas que no tiene perdón.

13: Ser demasiado grosero: Y es que rico decir “¡Uy eso hágale hágale! pero ya otra cosa muy distinta es que le digan a uno “¡Hágale gonorrea, carechimba!” Nooooo! respete.

14. Pensar sólo en él: No falta quien sólo si, tlan, que tales ¡¿Y?! ¡¿Uno qué?!

15. No recordar su nombre: hágame el favor.

16. No tener iniciativa: No falta el que pretende que uno haga todo y pues no. De parte y parte, esto dando y dando. Uno se coge, se sube, se baja, le juega, le pone. ¿Pero eso por inercia? bajo -10000000000000 puntos.

17. Que no le guste el sexo oral: Todos necesitamos de este bien, no al egoísmo por favor, no.

18. Hacerse el rogado: para mojigatos el mundo esta llenó, así que brinque más bien para ese costal que aquí no. Los que no, vamos para adelante sin pena mi gente, con el todo a lo que se diga, siempre: SI.

19. Pedirle que apague la luz: como dice un viejo proverbio de nuestro querido apóstol Ñejo “Con la lu’ apaga’ eso no se ve” así que descarten esta opción de primerazo. Con bombilla reflectora de estadio si es necesario ¡Que así es más rico!

20. Ser calienta huevo: para esto no tengo nada que decir, ya todos lo saben, ser calienta huevos es ser… calienta huevos, eso.

21. Sacar excusas: que el dolor de cabeza, que mañana madrugo al trabajo, que me voy para donde mi abuela, que estoy estresado. Para los cuentos ya sabemos quienes, a todo sin excusa y sin falta.

22. Quedarse dormido: agenda/contactos/letra/editar/eliminar y no olvidemos el bloquear de Facebook, Twitter, Foursquare, Tumblr, Instagram, Whatsapp, Line, Viber, BBM y que su mamá lo niegue al fijo.

23. Estar pendiente del celular: como mi abuelita lo hace ¡YO NO!

24 . Ver televisión: Dele que dele y dele que dele y dele que dele pero le esta dando es al control.

25. Agradecer el coito: ¡NUNCA JAMÁS DIGAN GRACIAS, JAMÁS LO DIGAN, QUE SI LA FAENA ESTUVO DE RABO Y OREJA CON CARGADA EN HOMBROS Y TODO CON ESTO LA EMBARRAN Y SE GANAN ES PERO UNA MATONEADA SEVERA!


Y estos fueron mis 25 consejos y espero los apliquen. Y es que si tampoco todo es sexo no hay mejor complemento que alguien dulce en exceso por fuera que para todo el mundo ni parte un plato y que de puertas para adentro acabe con la vajilla entera. Dulzura por fuera, pasión de puertas para adentro. Esto son: ¡Parejas felices señores!


Juan Jiménez Figueroa

5 razones para no volver con el ex

Uno de los PEORES errores que se puede cometer en la vida es hablar, interactuar o en el peor de los casos intentar volver con el ex. ¡Pero! para que ustedes no cometan ese mismo error 2 (estúpidas) veces aquí van 5 de mis consejos para que los pongan en práctica y jamás jamás jaaaaamás tan siquiera le respondan un mensaje por el whatsapp a su ex:

1. PORQUE ES MEJOR ESTAR SÓLO QUE MAL ACOMPAÑADO…

… ¿Y si ya terminaron una vez? es porque ese man algo hizo mal y nada nos garantiza que no lo va a volver hacer, nos mantenemos ahí con la sosobra de “Y si será”, que no, que si, ya viendo el peligro inminente en todas partes, eso no es que sea una perita en dulce, ese man no debe de ser naaada chevere. Además quien mejor que yo para hablar de solteros, no tiene nada de malo, no nos vamos a morir es bueno estar sólo (por ratos, no por siempre claro esta… Aclaro)


2. EL AMOR NO SE MENDIGA

Y es que ni más faltaba uno andar demostrando el hambre (inconscientemente) para que vuelva con uno. JAMÁS esa esa la PEOR forma de perder la dignidad, ni que uno fuera el más feo para andar detrás del otro demostrándole que no lo a superado. Es que si ya se fue de su vida hay que hecharle doble candado, triple pasador, botar la llave ¡Y YA! es que a estas personas no hay que volverlas a dejar entrar ¿A que van a volver? ¡¡¡¿A joder?!!!


3. PORQUE UN ERROR NO SE COMETE DOS VECES

Aplica en todas las circunstancias de la vida sobre todo en las cosas del amor, porque como sabemos es la cosa que mas cicatrices deja. Cuando se termina una relación la persona con la que usted estaba pasa de ser el “Amor de su vida” *inserte suspiros y corazones flotantes*, para ser uno de los grandes *inserte insultos* errores de su *inserte de nuevo insultos* vida. Y si, ya se lo que van a decir que piensan que esta vez ya aprendió, que esta vez si va hacer diferente, que esta vez si va a cambiar, que si la sirenita pudo yo también y bla bla bla. Pero el amor se trata de prueba, ensayo y error pero ¡NO! se puede ir demasiado lejos. Y ya saben: laminita repetida no llena el álbum.


4. PORQUE UNO PERDONA, PERO ¡JAMÁS! OLVIDA

No nos digamos mentiras, todos esos resentimientos y todas las vainas que le hicieron a uno en el pasado pues vuelven a nacer cuando uno vuelve a estar con esa persona. Además, los corazones rotos no se remiendan fácilmente ¡Porque las relaciones que renacen con el veneno del pasado están destinadas al fracaso!

5. PORQUE SIEMPRE HABRÁ ALGUIEN MEJOR ESPERANDO

Porque si uno está (o tan siquiera piensa) con el que no es ¡JAMÁS! va a encontrar al que es, o al que ahí esta que por bobos no lo vemos. ¡No! abrance de ese man, si siguen con él no se van a dar la oportunidad de ver nuevos horizontes, de ver mejores oportunidades, de ver mejores caras y sonrisas más amables… de escoger.


Y bueno esto fue mi artículo y si bien hay unas bonitas (poquitas, improbables, casi extintas) excepciones, ustedes no pueden caer en el mismo error que ha cometido mucha gente.


Juan Jiménez Figueroa

Soy básico complejo

Bueno, hablemos de todo un poco. Hoy pensando y analizandome como persona en lo que soy, en lo que me gusta y en lo que no, llegue a varias conclusiones.

A la primera: soy muy consentido. Y si, me fascina que todo el día me tengan en el máximo tope de dulzura, también descubrí que me gustan los SMS inesperados, los detalles pequeños, los besos ráfaga-metralleta sorpresa dados en cualquier parte, un roce de piernas bajo la mesa, también que tan siquiera me acaricien una mano durante una película en el cine y lo más importante que me den mis buenos días, tardes y noches ¡Sin falta!.

La segunda: que tengo un grandísimo temperamento. ¿Por qué llegue a esta conclusión? por que mi ley, es como la ley del monte, lo que digo se hace y si no se hace hay problemas. Y se que esto no debe de ser así, pero pues soy así que se le hace. Y es que si la persona que me gusta no da como yo doy, se que habrá problemas porque yo no digo nada sólo lo hago saber una vez y si continúa ya después cuando menos piensen yo ya no existo y me desaparezco, porque me aburren, siento que no me pueden dar lo que merezco y no lo veo esto justo así que (no yo) mi subconsciente corazón lo descarta automáticamente.

La tercera: que sueño mucho. Veo a alguien y me imagino hasta como sería presentándoselo a mi familia o yéndonos de vacaciones a una playa. Como sería poder darle regalos todos los días al llegar al apto y como sonreiría cuando le diga ¡Hey aprendí a cocinar para hacerte un desayuno!

La cuarta: el olvido. Tengo un corazón que quiere y adora con el delirio más puro y noble pero también olvida con el frío más despiadado jamás antes visto. No se si es un don o es un mal pero alguien que entra a mi vida y hace algún daño o sólo un malestar sale para siempre y pudiendo haber vivido mil momentos buenos hago que esto borre todo y no sufro, sólo olvido… del todo olvido.

Quinta: soy un mundo básico complejo. ¿Por qué un mundo básico? ¿Cómo así complejo? Si, así soy. Soy tan tan taaaaan básico que me tienen feliz con cosas simples y sencillas pero taaaaan taaaaan complejo que si nos las tengo todo se complica. Y es que la verdad no le veo lo difícil a conquistar a alguien, tampoco veo lo difícil de consentir a alguien más, tampoco veo lo complicado de decir buenos días, tardes, noches sin falta si el otro no lo hace, es sólo esto lo que pido. No quiero a Hércules, tampoco quiero jeque árabe, ni a Barbey. ¿Y es que es mucho pedir alguien sencillo con ganas de enamorar? ¿La verdad? No lo creo.

En fin, comprendo que cada uno es un mundo y yo soy EL mundo. Pero entre cada mundo lo que si debería de haber en común es que todos deberíamos de tener las posibilidades siempre abiertas de ser felices y hacer felices a los demás. Sin importar nada. Mañana te mueres y no viviste, no sonreíste, no hiciste sonreír a otro por miedo, no hiciste nada ¿Y yo creo? ¿Qué vivir con cautela y con todo medido? Esto no es vivir.

Juan Jiménez Figueroa

10 hábitos de las parejas felices, según especialista

1. Van a la cama al mismo tiempo

Según Goulston, las parejas felices suelen resistir a la tentación de ir a acostarse en diferentes momentos. “Van a la cama al mismo tiempo, incluso si uno de los dos se levanta luego para hacer cosas mientras su pareja duerme”, dice, añadiendo que “cuando tocan su piel aún sienten un pequeño hormigueo, a menos que uno o ambos estén tan agotados como para sentirse sexualmente excitados”.


2. Cultivan intereses comunes

Cuando la pasión baja sus niveles, es común que las parejas se den cuenta que tienen pocos intereses en común. Por ello, no hay que restarle importancia a las actividades que pueden desarrollar y disfrutar en conjunto, dice el experto.

“Si los intereses comunes no están presentes, las parejas felices los desarrollan”, señala, recomendando también tener actividades por separado, para que la relación no se vuelva demasiado dependiente.

3. Caminan de la mano o van uno al lado del otro

En lugar de que uno de los dos se vaya quedando atrás porque camina más lento o se detiene a ver algo, Goulston recomienda andar cómodamente al lado de la pareja, y mejor aún si se toman la mano. Si uno quiere parar a observar alguna cosa, es mejor hacerlo juntos, o se pierde el sentido de compañía.

4. Confían y perdonan

En los desacuerdos o discusiones rutinarias que no llegan a resolución, las parejas felices no se desgastan, se perdonan mutuamente y confían el uno en el otro, en lugar de guardar rencor y mantenerse de mala gana en la relación.

5. Se centran más en lo que su pareja hace bien que en lo que hace mal

Si comienzas a buscar cosas malas en tu pareja, siempre encontrarás algo. Si haces lo contrario, es decir, buscas lo bueno, también hallarás cosas. “Todo depende de lo que quieres buscar. Las parejas felices acentúan lo positivo”, dice el experto.


6. Se abrazan al reencontrarse después del trabajo o actividades

“Nuestra piel tiene una memoria de “buenas caricias” (amor), “malas caricias” (abuso) y “sin caricias” (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por “buenas caricias”, afirma Mark.

7. Dicen “te amo” y “que tengas un buen día” todas las mañanas

Es una manera de cultivar la paciencia y la tolerancia, pues es una buena forma de empezar un día que depara problemas, dificultades y otras molestias que podrían darse en el trabajo.

8. Dicen “Buenas noches” cada noche, independientemente de cómo se sientan

“Esto le dice a tu pareja que, sin importar lo mal que estás con él o ella, aún quieres estar en la relación. Dice que lo que tú y tu pareja tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”, explica el psiquiatra.

9. Llaman o envían un pequeño mensaje a su pareja durante el día

Llamar o enviar un pequeño mensaje preguntando como va el día del otro, es un hábito de las parejas felices, dice Goulston. Ayuda a mantener la complicidad y conexión aún cuando no se ven, y permite estar más en sintonía cuando se ven después del trabajo. Puedes saber si tu pareja está teniendo un día horrible o tuvo un gran logro que pueden compartir cuando se reencuentren.

10. Se sienten orgullosos de estar con su pareja

A las parejas felices les gustan verse juntos y cuando están en público suelen darse la mano, apoyar su mano sobre el hombro, espalda o rodilla del otro, etc. Muestran la conexión que existe entre ellos, a veces sin darse cuenta.

Me quiero casar

Hace poquito me di cuenta que realmente me quiero casar. O sea, siempre lo supe en el fondo de mi loco corazón, pero de pronto lo veía lejano y aburrido y no era una certeza que tenía. Creo que en algún momento lo di como uno de esos puntos que uno puede llegar a negociar con la pareja y llegué a pensar que solo era un papeleo lleno de formalidades.

Y realmente no era el único bicho raro pensando así. Mi novio de cuando tenía 18 años le interesaba pero pues eran 18, YA-NO. Y entre más ando y ando, más me voy cruzando con gente que realmente no le llama la atención tener un compromiso de ese tamaño. Hombres sobre todo. Nunca. Hijos ni de chiste. ¿Qué les pasa? ¿Qué les hicieron? ¿Así de trágico fue todo? ¿Qué pasó con sus papás? ¿Qué pasó con sus amores?

En otra época los entendía. ¿Para qué? ¿Por qué quedarme con una persona si me puedo quedar con una diferente cada vez que quiera? ¿Por qué si la gente se separa? ¿Para qué si viven peleando? ¿A cuenta de qué si la gente en pareja se engorda y se descuidan? ¿Cómo así si los casados son muy pero muy aburridos? Pero si casarse implica dejar de coquetear a diestra y siniestra, ¿para qué? Pero los que se casan dejan de hacer lo que quieren para hacer lo que los dos quieren. Y así, infinito. Estaba lleno de razones para acordar con los del NO al matrimonio.

Pero como en juego largo hay revancha, aquí estoy con mi cambio de percepción. Supongo que hace parte de la naturaleza, la evolución del ser humano o de la madurez o de los caprichos que le inculcaron a uno desde chiquito. Pero sea lo que sea, ajá, yo ahora sí me quiero casar, ¿Todo bien?

Es que entre más voy a matrimonios más quiero el mío. Y me descubro con el ojo aguado viendo videos de bodas de gente que ni conozco. Tengo mi carrete de fotos del iPhone lleno de posibles lugares y estilos de decoraciones para el matrimonio. Me la paso llenándome el corazón de propuestas increíbles y me digo a mi mismo, pues obvio, yo tengo el derecho y el deber de tener uno así de cool. Y lo espero. Y lo quiero.

Y ya más o menos sé cómo quiero el código de vestido de los invitados y las flores. Y pienso en la cara de felicidad y orgullo, seguramente con los ojos llorosos de mi familia.

Muero porque los de siempre participen de todo, que entren sus hijos como mis pajecitos –porque para aquel entonces ya todos mis amigos tendrán hasta 3-. Quiero que me hagan ronda y que me bailen los amigos de mis papás que son como mis tíos. Que me carguen para la foto. Y obviamente me quiero gozar las 55 despedidas de soltero que espero tener y los 34 showers y el stress… que todo salga perfecto pues.

Y claro que quiero que todo el mundo baile hasta el amanecer celebrando mi amor. Que me abracen borrachos los amigos de mi mamá y me den quién sabe qué consejos. Que mis primos lloren, mis amigos hagan chistes de “increíble” “qué valiente ese man”, las redes sociales colapsen y todos los invitados tomen caldo al amanecer.

Bueno, al parecer yo más que casarme quiero mi fiesta de matrimonio. Y sí. Pero al fin y al cabo… Lo quiero.


Juan Jiménez Figueroa

To Tumblr, Love Pixel Union